Lenguaje y Comunicación

Características del Lenguaje Verbal

CARACTERÍSTICAS DEL LENGUAJE VERBAL

 

 

 

                        Los rasgos específicos del lenguaje verbal son:

 

  • ARBITRARIEDAD:  El lenguaje verbal es arbitrario, porque los signos que lo forman son casi en su totalidad símbolos, es decir, la relación que une al significante con el significado se establece de forma convencional por un acuerdo tácito en el momento de su creación.  Una vez creado el signo, todos los hablantes aprendemos la misma palabra.  Así, al significante silla, que podía haberse nombrado de otra forma, todos asociamos el significado de “objeto que sirve para sentarse, generalmente con cuatro patas y con respaldo”.  El hecho que este mismo objeto se llame en francés chaise y en inglés chair es una prueba evidente de la arbitrariedad del signo.

 

  • LINEALIDAD:  Los elementos de que se constituye el lenguaje verbal (fonemas, palabras y oraciones) se pronuncian, se oyen o se escriben de forma sucesiva, unos detrás de otros, formando una secuencia /e-l  m-a-r/.  En cambio, otros signos se interpretan de forma simultánea como sucede con un mapa o una señal de tránsito.  Cuando una persona nos habla hemos de esperar unos segundos a que termine para entender lo que nos dice y cuando leemos un escrito, las palabras se suceden en el espacio unas detrás de otras.

 

  • MUTABILIDAD E INMUTABILIDAD:  Los signos cambian a través del tiempo, porque las palabras evolucionan tanto en su significante como en su significado a lo largo de su historia; así, hubo un tiempo en que el verbo hacer se escribía y se decía fazer, y la palabra suceso sólo significaba “algo que había ocurrido, generalmente negativo” mientras que en la actualidad, por influencias del francés e inglés, se usa también con el sentido de éxito.  Pensemos, por ejemplo, en la sección periodística de Crónica de sucesos, que tiene connotaciones negativas.  Otro ejemplo, enervar, significa etimológicamente:  “debilitar, quitar las fuerzas” y así lo recoge el diccionario; sin embargo, su significado actual por influencia francesa, es el de poner nervioso.

 

Sin embargo, ningún hablante individualmente puede cambiar el significante o el significado de un signo lingüístico, porque nadie le entendería, ya que la lengua es algo comunitario, pertenece a la sociedad y no al individuo.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: